Recetas de la abuela: cómo hacer la carne estofada.

Preparar una carne estofada no está reservado sólo a los grandes cocineros. Buenos ingredientes y un poco de tiempo son la clave de esta deliciosa receta.

La carne estofada es quizás uno de los platos más populares de nuestra gastronomía, pero su secreto no pertenece solo a nuestras madres y abuelas. Este es un plato sencillo y podemos prepararlo nosotros mismos con los ingredientes adecuados y un poco de tiempo. A partir de ahora, ya no tendremos que esperar a las comidas familiares para disfrutar de esta receta que nunca pasa de moda.

La base de una carne estofada

Los ingredientes de la carne estofada para cuatro personas son: un kilo de "aguja" de ternera cortada en dados, un pimiento verde, una cebolla, tres zanahorias, dos ajos, un litro de caldo de carne, un vaso de vino blanco, vinagre, dos cucharadas de harina y una pizca de pimentón dulce. Antes de empezar, limpie la carne de grasa y corte el pimiento, la cebolla y los ajos en trozos pequeños. Las zanahorias mejor cortarlas en rodajas más gruesas para que no se deshagan durante la cocción. Teniendo todos los ingredientes listos, podemos empezar a cocinar.

Elaboración

Para empezar a elaborar esta receta de carne estofada, dore la carne junto con el aceite y el vino en una cazuela. Cuando tenga un poco de color y el vino se haya evaporado, sáquela de la cazuela y reserve. En el mismo aceite, rehogue las verduras a fuego lento hasta que estén bien pochadas . Ahora añada la carne junto con la harina, el vinagre y el pimentón, y deje cocinar cinco minutos más sin parar de remover. Por último, añada el caldo de forma que cubra el guiso, pero sin que la carne quede flotando. Deje que hierva hasta que la carne se deshaga al pincharla.

 

Esta receta admite muchas variedades de ingredientes, pudiéndole añadir champiñones, guisantes o puerros. Pero para un resultado espectacular recuerde que el caldo solo debe cubrir la carne, ya que si ponemos más, la salsa saldría demasiado líquida. Remover a menudo para evitar que se pegue al fondo de la olla y cocinar el sofrito a fuego lento también es fundamental para disfrutar de una carne estofada en su punto.