Recomendaciones a la hora de elegir una residencia en geriatría

Para que los más ancianos estén bien atendidos, a veces es necesario elegir una residencia en la que se den las condiciones óptimas para una vida agradable y llena de atenciones.

En nuestra sociedad, en muchas ocasiones los más ancianos no pueden ser atendidos por sus familiares debido al ritmo de vida. La opción de que puedan dejar sus hogares y vivir en una residencia para la tercera edad siempre es traumática, pero sabiendo elegir una residencia con determinadas características este cambio puede ser para mejor.

Situación de la residencia

Algo fundamental a la hora de elegir una residencia para ancianos y que ayudará a que el impacto del cambio sea menor es que la familia más directa viva cerca, de tal forma que pueda recibir la visita continua de sus seres queridos.

 

Que esté en una zona conocida por los ancianos es algo muy positivo para su posterior adaptación, ya que las personas mayores digieren los cambios con más dificultad. Debe ser un lugar bonito, con jardines, tranquilo, alejado de la gran ciudad, pero accesible para los familiares.

 

Algo de vital importancia es visitar la residencia antes de elegirla. Si la persona anciana está física y psicológicamente bien, es recomendable inspeccionar el lugar con ella.

Características recomendables

Hay que tener en cuenta las recomendaciones de los Servicios Sociales del Ayuntamiento, que serán de gran ayuda para una primera orientación y para saber todas las ayudas económicas de las que se puede disponer para poder elegir correctamente.

 

Dependiendo del poder adquisitivo, se podrá elegir una residencia privada o pública. En todo caso, las residencias deben de cumplir unos requisitos mínimos y, antes de elegirla, hay que estar seguros de que las cumplen. Normas de higiene, de tratamiento médico, de ayuda a ancianos más dependientes, de actividades lúdicas y socioculturales.

 

También es importante saber la cantidad de auxiliares, médicos y otro personal con que cuenta la residencia por anciano, ya que es esencial que estén muy bien cuidados y atendidos. Pero lo más importante es comprobar el trato humano que reciben los residentes pudiendo hablar y compartir con ellos directamente.