Recorrido nocturno por los mejores restaurantes de Lavapiés

Atravesar la estación de metro y contemplar las calles ascendentes de Lavapiés, Ave María y Olivar supone, además de un espectáculo, las elecciones idóneas para una buena cena.

El barrio Lavapiés, multicultural por excelencia, no sólo ofrece una gran cantidad de curiosidades con solo pasear por sus calles, sino que también está repleto de bares de tapeo, tascas y restaurantes exóticos para que el paladar disfrute y sin que el bolsillo se resienta. Se gozará de comida hindú, turca o castiza a cambio de un bajo gasto económico y siempre con la posibilidad de escuchar alguna historia interesante por parte de alguno de los camareros.

La zona baja de Lavapiés

Se entiende por esto a la que va desde el Museo Reina Sofía, en cuyo restaurante se estará imprsionantemente bien en un entorno de art nouveau, hasta la parada de Lavapiés. El bar Melo's será la bienvenida para degustar comida gallega en la calle Ave María, que está situada entre la estación de este barrio y Embajadores.

 

Asimismo, se podrá disfrutar de un restaurante asturiano en casa de Asturias en la calle Argumosa, la cual también es conocida por sus muchos bares de tapeo, así como por la existencia de la "Boca del lobo", en la que se muestran diferentes exposiciones a lo largo del año y que es una insignia del barrio de Lavapiés por su carácter de cultura atemporal.

Las calles que dan nombre al barrio y su arte culinario

En esta se podrá encontrar la denominada Escalera de Jacob, local en el que se podrán degustar tapas muy buenas para abrir el apetito antes de acudir a uno de los numeros hindúes en los que se podrán degustar las mayores delicias por un precio que oscilará entre siete y nueve euros, lo cual es un lujo al alcance de todos.

 

Asimismo, en la Calle del Olivar se puede disfrutar de un ambiente muy castizo y similar al del barrio contiguo de La Latina, en el que servirán tapas de jamón serrana con aceite y tomate o se podrán comer raciones diversas de platos básicos como patatas, rabas u otros que deleitarán los paladares más exigentes.