Recorrido por las islas más famosas de la Polinesia

La Polinesia es un conjunto de islas situadas en medio del Océano Pacífico. Las islas que la hacen más famosa son probablemente Hawái, Tahití, las islas Marquesas y la isla de Pascua.

La Polonesia es un triángulo compuesto por una serie de islas o archipiélagos que componen un maravilloso destino para pasar unas vacaciones. Arenas blancas y un océano de color turquesa se convierten en el paraíso para los amantes del surf o del submarinismo, así como su cultura, los moáis, antiguas estatuas que rodean la Isla de Pascua.

Hawái

Este archipiélago forma parte de los Estados Unidos y está compuesto por dieciocho islas, siendo ocho de ellas las más importantes. De entre las ocho destaca la isla de Hawái, siendo la de mayor tamaño y posiblemente una de las más visitadas de toda la Polonesia. Sus playas de blanca arena y el color de sus aguas la hacen un lugar ideal para el turismo.

Tahití

Tahití, la mayor de las islas de la Polonesia Francesa, tiene su capital en Papeete dedicada principalmente al turismo. Destacan entre todas las islas Bora Bora, un atolón de origen volcánico envuelto en aguas cristalinas, así como Moorea, también de origen volcánico y destino especial para las parejas recién casadas.

Las islas Marquesas

Las islas Marquesas conforman un archipiélago en la Polonesia Francesa y está considerado el mayor de todos. Su isla más grande Nuku Hiva, después de la isla de Tahití. Casi todas las islas que conforman este archipiélago son de origen volcánico, escarpadas y en cuyas playas no hay arrecifes que la protejan de los tiburones.

La isla de Pascua

La isla de Pascua forma parte de Chile y es la mayor de las islas de todo el país teniendo su capital en Hanga Roa. La isla de Pascua es un gran reclamo turístico gracias a su belleza y misterio sobre la cultura rapa nui, cuyas enormes estatuas rodean la isla. Son llamadas moáis y ha hecho de esta isla de la Polonesia, Patrimonio de la Humanidad desde 1995.

 

En general, toda y cada una de estas bellas islas que componen la Polonesia son un destino muy deseado no sólo para los amantes de sol y del mar, sino también para disfrutar de una inolvidable luna de miel.