Reglas de combate: cómo colocar las vendas de boxeo

En el boxeo nuestras manos son tan importantes como nuestros movimientos, por eso todo boxeador debe saberse colocar las vendas de boxeo para evitar lesiones.

Todos los que practican boxeo, artes marciales u otros deportes de contacto sabrán cómo colocar las vendas de boxeo en sus manos para evitar lesiones y fracturas. Quienes no las usaron y se lesionaron a causa de ello son los primeros en dar este consejo, ya que experimentaron en su propia piel lo que sufre un deportista al tener que reposar y no poder continuar con su entrenamiento por algún tiempo.

Tipos de vendas

  • Saberse colocar las Vendas de boxeo en las manos es importantísimo y básico para entrenar protegiendo nuestras muñecas y manos en general. Hay muchos estilos de vendas, de diferentes medidas y colores que podemos elegir, pero si hay algo que todas tienen en común es que protegen los huesos de la mano del boxeador de posibles fracturas y malos movimientos ya sea al entrenar con bolsa o "sparring".
  • Sentirse cómodos en el entrenamiento también es muy importante, por eso debemos encontrar la longitud de venda que nos sirva y alcance para resguardar nuestras muñecas, manos, pulgares y nudillos sin que les moleste. Por eso, cuando se vayan a colocar las vendas de boxeo es importante que aprieten, pero no mucho para evitar que se les corte la circulación. En cualquier negocio de boxeo, ya sea físico o virtual, podemos encontrar vendas desde los 241 hasta los 508 centímetros.

Cómo vendarse uno mismo

  • Hay varias técnicas diferentes para colocar las vendas de boxeo y cada boxeador tiene su preferida. Cuando comenzamos nuestro entrenamiento, colocar las vendas de boxeo es lo primero que se nos enseña. Dichas vendas deben protegernos la muñeca, los metatarsianos, los nudillos y el pulgar. Dependiendo de lo que bien que realicemos nuestra técnica de vendaje, lograremos reducir el riesgo a lesiones en nuestras manos.
  • Hay una técnica para colocar las vendas de boxeo que es la más usada y aconsejada. Primero resguardamos los nudillos dándole dos vueltas con la venda sobre ellos. Luego hacemos lo mismo pero sobre la muñeca, dándole dos o tres vueltas con el vendaje. Seguidamente protegemos el dedo gordo con una vuelta por debajo y volvemos a proteger la muñeca con otra vuelta de vendaje. 
  • Finalmente, pasamos una vez la venda por debajo del meñique y volvemos a envolver los nudillos, otra vez la muñeca, y protegemos por debajo el dedo anular, y repetimos la acción con todos los dedos. Recuerda que cada vez que se protege por debajo un dedo hay que volver a darle una vuelta de vendaje a los nudillos y a la muñeca hasta finalizar.