Remedios naturales para la fiebre

Algunos remedios naturales se pueden realizar a partir de plantas que se encuentran en la naturaleza

Para poder curar la fiebre, primero hay que saber qué es. La fiebre consiste en una elevación de la temperatura corporal en respuesta a un proceso inflamatorio o infección que, aunque mucha gente no lo sepa, se puede curar con algunos remedios que se nombrarán a continuación.

Infusiones a base de plantas
Dos de las infusiones a base de plantas se pueden hacer disolviendo una cucharada de tomillo y manzanilla en agua para tomar varias veces al día. También se puede hervir veinticinco gramos de hojas frescas de salvia, cinco gramos de miel y tres cucharadas de jugo de limón durante diez minutos.

Otros remedios caseros
Se pueden hacer ungüentos para curar la fiebre y aplicarlos sobre el cuerpo. Estos consisten en hervir hojas frescas de borraja en un litro de agua diez minutos, dejarlos enfriar y friccionar suavemente el cuerpo. Después se da un masaje en la planta de los pies al enfermo con una mezcla de gotas de aceite esencial de eucalipto y lavanda disueltos en una cucharada de aceite de oliva.

Otra de las soluciones caseras más conocidas para curar la fiebre consiste en aplicar paños frescos de agua fría o alcohol en la frente y cambiarlos por otros frescos cuando se vayan calentando. Finalmente, otro de ellos consiste en cortar una cebolla grande en rodajas para después colocarlas en un recipiente que contenga vinagre. Cuando ya hayan pasado unos quince minutos, se deben sujetar estas rodajas con vendas a las plantas de los pies y dejarlas actuar hasta que la fiebre haya remitido.

Resumiendo, estos son algunos de los remedios caseros transmitidos por la cultura popular que existen para curar la fiebre, y que por otro lado no tienen ningún efecto secundario para nuestro organismo.

Remedios naturales para la fiebre

 

Algunos remedios naturales se pueden realizar a partir de plantas que se encuentran en la naturaleza

 

Hoy en día se sabe de multitud de remedios naturales elaborados a base de plantas que están en la naturaleza. Estos cuentan con siglos de tradición y se han ido transmitiendo de generación en generación durante décadas en pos de curar la fiebre de forma no química.

 

Para poder curar la fiebre, primero hay que saber qué es. La fiebre consiste en una elevación de la temperatura corporal en respuesta a un proceso inflamatorio o infección que, aunque mucha gente no lo sepa, se puede curar con algunos remedios que se nombrarán a continuación.

 

Infusiones a base de plantas

 

Dos de las infusiones a base de plantas se pueden hacer disolviendo una cucharada de tomillo y manzanilla en agua para tomar varias veces al día. También se puede hervir veinticinco gramos de hojas frescas de salvia, cinco gramos de miel y tres cucharadas de jugo de limón durante diez minutos.

 

Otros remedios caseros

 

Se pueden hacer ungüentos para curar la fiebre y aplicarlos sobre el cuerpo. Estos consisten en hervir hojas frescas de borraja en un litro de agua diez minutos, dejarlos enfriar y friccionar suavemente el cuerpo. Después se da un masaje en la planta de los pies al enfermo con una mezcla de gotas de aceite esencial de eucalipto y lavanda disueltos en una cucharada de aceite de oliva.

 

Otra de las soluciones caseras más conocidas para curar la fiebre consiste en aplicar paños frescos de agua fría o alcohol en la frente y cambiarlos por otros frescos cuando se vayan calentando. Finalmente, otro de ellos consiste en cortar una cebolla grande en rodajas para después colocarlas en un recipiente que contenga vinagre. Cuando ya hayan pasado unos quince minutos, se deben sujetar estas rodajas con vendas a las plantas de los pies y dejarlas actuar hasta que la fiebre haya remitido.

 

Resumiendo, estos son algunos de los remedios caseros transmitidos por la cultura popular que existen para curar la fiebre, y que por otro lado no tienen ningún efecto secundario para nuestro organismo.