Ropa interior comestible: el último grito en lencería

La ropa interior comestible se suma a la ya larga lista de juguetes y prácticas usadas para mejorar las relaciones íntimas.

Cada vez más gente recurre al enorme catálogo de juguetes y utensilios sexuales disponibles en el mercado y destinados a aumentar el placer de las relaciones de pareja. La ropa interior comestible, es la última moda entre las parejas: evitar caer en la monotonía y el aburrimiento en la cama o aumentar la pasión y excitación entre los dos miembros son algunas de las principales razones. 

De moda entre los amantes
No cabe duda de que actualmente la sexualidad no es un tema tabú en la mayoría de los casos y son muchas las personas que en los tiempos que corren no tienen miedo de hablar sobre su intimidad con amigos y familiares. Desde los clásicos preservativos de sabores, hasta anillos vibratorios, lubricantes de diversos tipos o incluso la ropa interior comestible, son accesorios sexuales en boca de todos.

Esta última, se vende cada día más en los sex shop del país. Son muchos los que optan por llevar ropa interior comestible en lugar de llevar prendas normales y corrientes. Está claro que la sexualidad se va convirtiendo poco a poco en un tema de conversación de lo más normal entre las personas, dejando de ser el tema tabú que ha sido casi siempre.

El aperitivo antes del sexo
La ropa interior comestible consiste básicamente en lo que su propio nombre indica, no son más que tangas o sujetadores que pueden ser sensualmente devorados entre los amantes, ya que cuentan con multitud de caramelos, que unidos por unos hilos, constituyen la prenda en cuestión.

Esta ropa interior tiene como principal objetivo prolongar los llamados preliminares o fases anteriores al coito. La pareja puede comenzar dándose besos y caricias, al mismo tiempo que uno de los dos va mordiendo poco a poco la ropa interior de su pareja, desnudándola progresivamente.

En definitiva, la ropa interior comestible se suma a la ya amplia gama de productos destinados exclusivamente a la sexualidad de las parejas. Si es un producto realmente útil o no, sólo hay una forma de averiguarlo.