Ruta bereber por el desierto de Marruecos

Escalar el Monte M´Gun, contemplar el lago Ouarzazate, el aroma del Valle de las Rosas y compartir vida con los bereberes, demuestran la gran variedad de experiencias que ofrece Marruecos.

Marruecos representa uno de los países exóticos por excelencia para el viajero ávido de nuevas experiencias. Además de su asombrosa gastronomía, artesanía y cultura, en esas bellas tierras habitan un promedio de 6 millones de bereberes, lo que representa casi el 25 por ciento de la población, siendo su milenaria cultura uno de los principales atractivos para un número cada vez mayor de turistas del mundo entero.

Bereberes

Los bereberes habitan el Magreb, zona comprendida por Argelia, Marruecos y Túnez, aunque también suele incluirse a Libia, el Sahara Occidental y Mauritania. Si bien son un amplio conjunto de etnias, las etnias bereberes en Marruecos son los "drawa" que pueblan la región del Valle del Río Dra, los "zeri" en el noroeste, los ghomara que se ubican en la región nororiental, dades, los "sousi" en el Alto Atlas occidental, entre otras etnias como los "rifeños", "mesgita" y los "kabyle".

 

 

Al estar tan cerca Marruecos de Europa, se hace posible el acercamiento masivo de los secretos de los bereberes a otras razas. Cada vez más visitantes optan por visitar este país e introducirse en el desierto y realizar recorridos por las diferentes rutas que los llevarán a un, sin dudas, inolvidable viaje.

 

Rutas bereberes

Las personas que visiten Marruecos, interesadas en adentrarse a la cultura bereber, no pueden dejar de visitar el Valle de las Rosas, en Ouarzazate. Como su nombre lo indica, allí se cultivan rosas, lo que se convierte en un espectáculo visual muy agradable, teniendo en cuenta lo desértico de la región. Allí también se pueden visitar los pueblos de la zona y apreciar el bello paisaje que incluye el Lago de Ourzazate.

 

 

El Atlas es otro de los puntos en el recorrido que el visitante no puede obviar. Este sistema montañoso tiene su pico más alto en Toubkal, al sudoeste de Marruecos. Es el sitio ideal para, a la par que se comparte con a población que es mayoritariamente bereber, practicar senderismo y ciertos deportes en aguas vivas. Por último, aunque las maravillas de los destinos continúan, se recomienda visitar las gargantes de Mgun, del Todra y Dades. Si les gusta escalar, está el Monte M´Gun de casi 4100 metros de altura, así como el Monte Tubkal.