Ser un buen estudiante universitario: cómo llevarlo todo al día

No existe una fórmula mágica para ser un buen estudiante universitario, pero sí una que no falla: esfuerzo, organización y empeño.

Ser un buen estudiante universitario requiere dedicación, concentración y aptitudes, así como saber adaptarse con independencia a nuevas exigencias en el terreno de los estudios. Muchos alumnos de secundaria viven con angustia el paso a la universidad, pues ésta no hace un seguimiento de los alumnos del mismo modo en que lo hace la escuela. Adaptarse a la nueva situación es clave para tener éxito en los estudios universitarios.

Técnicas y trucos de estudio
Ser un buen estudiante universitario se consigue, en gran parte, a través de la adopción de buenos hábitos. "Aprender a estudiar" es necesario para optimizar al máximo el tiempo de estudio. Para estudiar bien, es necesario disponer de un lugar tranquilo, con buena luz y donde nos sintamos cómodos. La música o la televisión deben dejarse para los ratos de ocio.

 

Es aconsejable establecer una buena organización de las horas dedicadas al estudio, creando un cronograma en el que se reflejarán las necesidades de tiempo para cada asignatura. Llevar una agenda al día es fundamental para tener una visión general y actualizada de las tareas pendientes.

 

El tiempo de estudio no debe canibalizar al tiempo de ocio, ni al revés. Es un error muy común culpabilizarse por estar pasándolo bien cuando se avecina un examen o se amontonan las tareas, pero todo estudiante necesita disfrutar de momentos de asueto para aclarar y liberar la mente. Saturando el cerebro sólo se causa desconcentración y pérdida de tiempo. Ser un buen estudiante universitario también incluye saber disfrutar de los momentos de ocio.

 

Los exámenes suelen ser la pesadilla de todo universitario. A pesar de que la mayoría suele estudiar tan sólo en las semanas o días previos al examen, resulta mucho más práctico tratar de repasar lo recién aprendido, dedicándole 10 minutos diarios. El camino hacia casa o el viaje en autobús puede ser un buen momento para echar un vistazo a los apuntes del día o tratar de recordar la clase que se acaba de recibir.

Actitudes y objetivos
La inteligencia es importante a la hora de superar con éxito una carrera. Afortunadamente, no todo se consigue con inteligencia, y ser un buen estudiante universitario implica también motivación, empeño y vocación. Tener claras las propias metas y no desistir a pesar de algunas decepciones es clave para tener éxito.

 

Los objetivos están para cumplirlos, pero también se debe ser consciente de las propias limitaciones. Es importante no querer abarcar demasiado y limitar el número de asignaturas cursadas. Intentar hacer más de lo que se puede sólo ocasionará un bajo rendimiento en los estudios.