Series infantiles: de los Fruittis a Pokémon

La década de los 90 fue una de las etapas de oro de las series infantiles en televisión gracias a creaciones que no sólo lograron convertirse en el principal entretenimiento de las generaciones más jóvenes de la época, sino también de las actuales.

Las series infantiles han sido uno de los principales entretenimientos para los más pequeños de la casa. Durante años han tenido un hueco en la parrilla de televisión y su evolución ha desembocado incluso en la creación de canales temáticos enfocados a su exclusiva difusión. Sin embargo, hubo una época en la que la proliferación de estos contenidos tuvo especial trascendencia, con formatos que aún en la actualidad continúan siendo expuestos al público infantil.

La Edad Dorada de las series infantiles

Los finales de la década de los 80 marcan el inicio de una etapa especialmente prolífica en la generación de series infantiles de calidad. Son formatos que nacen con un claro contenido didáctico amenizado por entrañables personajes que marcaron la infancia de millones de niños y jóvenes.

 

Televisión Española inició una producción llamada “Los Fruittis”, cuyos protagonistas eran frutas animadas. A través de sus aventuras, la cadena supo transmitir algunos de los principales valores a la infancia de la época.

 

Poco a poco comenzaron a surgir otros contenidos dirigidos al mismo público, pero con el mismo cometido. Es caso de la famosa abeja Maya, del capitán D’Artacan y sus compañeros Los Tres Mosqueteros o de la aventurera Heidi.

 

El contenido creado en estos años fue muy extenso. Estas series se mezclaron con otras recién llegadas de la cultura japonesa que consiguieron el seguimiento del público infantil. Es el caso de la serie “Campeones”, en donde Oliver y Benji disputaban los mejores partidos de fútbol con hazañas increíbles, o del gracioso “Chicho Terremoto”. Otro de los contenidos que ganó mayor número de adeptos es “Dragon Ball”, cuyas emisiones aún se pueden disfrutar.

Transición a una nueva época

El punto de inflexión llegará con la aparición de un nuevo contenido que revolucionó el panorama de las series infantiles, “Pokémon”, y que se coló en las pantallas de todo el mundo. A través del personaje principal Ash Ketchum se narran las aventuras que vive este joven entrenador de Pokémon, cuyo objetivo es convertirse en uno de los mejores maestros.

 

A diferencia de las series infantiles anteriores, “Pokémon” fue una creación completamente diferente a los existentes. Tal fue su éxito que posteriormente le siguieron otros contenidos con una temática similar, como es el caso de “Digimon”. Desde ese momento el argumento de una gran parte de las nuevas series que se crearon tenía un gran símil con esta precursora.

 

Aún así, a lo largo de todos estos años las nuevas series infantiles han continuado en convivencia con los amenos y divertidos contenidos de una época muy especial para este tipo de productos televisivos. Y es que si por algo se denomina Edad de Oro de las series infantiles es por la calidad de las mismas y, en especial, por el de su contenido, capaz de permanecer durante años en las mentes de millones de jóvenes.