Sugerencias para el mantenimiento de una bicicleta vieja

Utilizar la bicicleta trae muchos beneficios para la salud, si se tiene una bicicleta vieja, es importante conservarla en buen estado porque ayuda al bienestar físico.

La bicicleta es uno de los medios de transporte más antiguos, ayuda a la circulación sanguínea y con una pedaleada ya se movilizan todos los músculos del cuerpo. Si se tiene una bicicleta vieja en casa, lo mejor es conservarla en buen estado, no solo por los beneficios que otorga a la salud, sino que también es un transporte útil y liviano que se puede estacionar en cualquier lugar y no necesita que se le cargue gasolina.

Mantenimiento de la bicicleta
Para que la bicicleta vieja funcione correctamente, es necesario realizar un mantenimiento seguido, sobre todo lo que respecta a la cadena, es necesario que esté limpia y engrasada, si la cadena se encuentra oxidada, es conveniente sacarla y colocarla en un recipiente con un disolvente o antióxido, por unas horas hasta que quede libre de óxido.

 

Cuando la cadena se encuentre limpia, sáquela del recipiente, séquela con un paño y cuélguela por varias horas, hasta que se evapore por completo el disolvente, hay que verificar que en la cadena de la bicicleta no quede disolvente entre los dientes, para luego poder engrasar la cadena con aceite de bicicleta y finalizado el proceso, colocarla otra vez en el rodado.

Ruedas, frenos, cables y pedales
Otro mantenimiento importante para la bicicleta vieja, son las ruedas. Es necesario fijarse de que las mismas no se encuentren lisas, verificar si la llanta posee muchos parches, de ser así es conveniente cambiarlas para evitar posibles pinchaduras, de esta manera resistirá mejor el peso y será más fácil andar sobre la bicicleta.

 

Los frenos son una herramienta imprescindibles, es necesario fijarse si las pastillas se encuentran muy gastadas, si lo están, hay que proceder al cambio, los cables de la bicicleta vieja deben de estar en buen estado, sino también hay que reemplazarlos.

 

Si los pedales están rotos es necesario comprar otros para evitar golpes o accidentes innecesarios, una vez que se hayan realizado todas estas observaciones y reparaciones la bicicleta vieja estará en perfectas condiciones para usarse.

 

No hay que olvidarse de comprobar que los tornillos estén en su lugar y que se encuentren ajustados, el mantenimiento es necesario hacerlo por lo menos una vez al año para evitar incidentes, pero si por si acaso el terreno tiene mucho barro o agua, es conveniente limpiar la cadena y volverla a engrasar. Si la mecánica está óptima, significa que la bicicleta vieja puede utilizarse sin inconvenientes.