TDT: ventajas e inconvenientes

Planteamiento riguroso de las ventajas y desventajas de la TDT en el ámbito del nuevo espacio radioeléctrico español.

La TDT es la nueva televisión interactiva que llegó en 2010, desplazando definitivamente a la televisión analógica antigua. La característica técnica más importante es que la señal que llega es digital y está codificada. Para descodificarla se usa un aparato especial que se acopla al televisor, salvo en aparatos modernos, que lo llevan integrado.

Ventajas de la TDT

Frente a la televisión analógica, de carácter pasivo, la televisión digital terrestre está concebida para nuevas funciones, entre las que cabe destacar juegos, encuestas, radio integrada, guía electrónica en cuanto a programación, teletexto digital, tiendas online, entre otras. Por otro lado, el hecho mismo de la codificación digital permite ofrecer muchos más canales dentro del espectro radioeléctrico, ampliando las posibilidades de los espectadores.

 

Otra de las ventajas importantes es que la señal recibida es mucho más nítida que la analógica, notándose en la calidad de la recepción y en la visualización, puesto que evita las molestas interferencias, niebla, doble imagen y ruidos diversos. Otra ventaja decisiva es la integración con los modelos más modernos de aparatos móviles, celulares, tabletas, etcétera, lo que hará que la interacción con el espectador sea cada vez mayor.

Desventajas de la TDT

Las desventajas fueron más bien las iniciales, derivadas del proceso de transición que tuvo que realizarse para adaptar los televisores y antenas a la nueva realidad digital. Hay que tener en cuenta que la imagen en la TDT se capta íntegra, o no se capta, puesto que maneja el concepto de los dígitos 0 y 1, que están activos o inactivos. Eso se nota en el pixelado de la imagen, que se deforma, y acaba por desaparecer si la señal es débil.

 

Otro problema paralelo que surgió fue el de la obligatoria adquisición de receptores especiales, para lograr descodificar la señal recibida, aunque los nuevos televisores ya llevan integrado el receptor en el aparato. Por último se tuvieron que adaptar o cambiar las antenas para recibir la señal TDT correctamente. Todo ello llevó su tiempo, con instalaciones a veces muy personalizadas para según qué hogares.