Técnicas de meditación para dormir

Terminar de una vez con ese insomnio que afecta al cuerpo y la mente es posible aplicando técnicas de meditación tales como la visualización o la musicoterapia.

Un descanso diario de unas siete u ocho horas es imprescindible para el buen funcionamiento de movimientos corporales tan importantes como las capacidades cognitivas o el tracto intestinal. Sin embargo, situaciones de ansiedad o depresión dificultan esto, por lo que es adecuado conocer algunas técnicas de meditación que mejoren la disposición a conciliar el sueño.

Técnica de la visualización

En algunas ocasiones, cualquiera se puede quedar ensimismado sin causa aparente. Entre las técnicas de meditación, la visualización produce esta sensación solo que se ha de dar de manera voluntaria. Para conseguirla, se propone un entorno relajante con incienso, música y luces apagadas sin que entre absolutamente nada de ruido en la habitación.

 

En primer lugar, se debe pensar en algo que produzca bienestar, sencillo y sin connotaciones que puedan desviar al pensamiento de tal situación u objeto. A continuación, se observará detenidamente, atendiendo a su color, textura y movimiento, si lo tuviera. Finalmente, el sueño habrá llegado sin ni siquiera darse cuenta de lo que ha ocurrido.

Baño relajante y musicoterapia

La preparación de un baño, entre las técnicas de relajación, es muy sencilla. Al entrar en un líquido cálido, la temperatura del cuerpo aumenta del mismo modo que lo haría cuando se prepara para dormir. Unos quince minutos son suficientes para indicar al organismo la intención de que el cuerpo y la mente estén en reposo.

 

La música es una fuente de sensaciones que no se debe despreciar. Del mismo modo que se siente tristeza escuchando una balada o agresividad cuando hay acordes demasiado estridentes, también existe una música que se encuadra dentro de las diferentes técnicas de meditación, como la chill out o la new age.

Realización de deportes relajantes

El yoga supuso la ruptura con la imagen que Occidente tenía respecto a las artes marciales. Aunque esta es una equivocación típica de la sociedad caucásica ya que todas las artes marciales tienen su parte de meditación. Lo cierto es que, actualmente, practicar yoga está muy generalizado.

 

Si se tiene la suerte de vivir cerca del mar, las técnicas de meditación que se engloban en artes como el taichi pueden ser de gran ayuda ya que promueven el reencuentro con el equilibrio interior así como la canalización de las energias que, según las creencias ligadas a esta disciplina, provienen del cuerpo y de la mente.