Técnicas profesionales para fotografiar comida

Las fotografías de alimentos suelen ser primeros planos, y el fotografiar comida un arte que muy pocos saben elaborar con corrección.

Hay factores que hacen que alimentos que se ven apetitosos en el plato parezcan no resulten igual de atractivos al ser captados la fotografía, y viceversa, platos que no son tan apetecibles como mostraba el menú. Iluminar la escena de forma adecuada, colocar la cámara de una forma determinada o emplear el fondo adecuado, será decisivo en el resultado al fotografiar comida.

Iluminación adecuada

  • La luz es muy importante, y se debe buscar siempre fotografiar comida con luz natural. A veces la luz natural no es suficiente, y es conveniente utilizar luz artificial como apoyo. No es conveniente fotografiar comida usando el flash de la cámara, pues ello genera brillos indeseados que tapan parte de la imagen y distorsionan el resultado.
  • Si al fotografiar comida el flash automático de la cámara se dispara, es un claro indicativo de que la luz empleada es insuficiente. Si los alimentos no son opacos, para resaltar su imagen sin crear exceso de iluminación, lo mejor es emplear una luz de media intensidad desde la parte trasera del alimento.

Colocación de la cámara

  • No es conveniente sostener la cámara con las manos para fotografiar comida, si no que es mejor ayudarse la ayuda de un trípode. Si se sitúa el objetivo del aparato a una altura de treinta centímetros por encima del objeto fotografiado, se logra obtener sensación de profundidad en la imagen. 
  • Situando tres cámaras, una que fotografíe de frente, y las otras dos en ángulo de 60º respecto a ella, se puede conseguir una serie de fotografías que se pueden combinar para obtener una imagen panorámica.

Fondos que se emplean

  • El fondo empleado no debe tener colores iguales a ningún alimento fotografiado, ya que fotografiar comida de un color determinado sobre un fondo igual, como por ejemplo, fotografiar tomates sobre fondo rojo, hace que las frutas pierdan visibilidad en la imagen.
  • El fondo no debe distraer al observador, si no que debe ser neutro, o estar compuesto por objetos complementarios a la comida retratada, como por ejemplo, cuándo se fotografían panes y se sitúan espigas de trigo como imagen de fondo. Hay que tener cuidado si se elige fondo blanco, pues dicho color genera con gran facilidad indeseables brillos.

Otros trucos

  • Pulverizar con aceite en aerosol si se va a fotografiar comida vegetal en ensalada, cubrir con glicerina y la ayuda de un pincel si se fotografían piezas de fruta, o barnizar las patatas fritas para evitar que la oxidación les otorgue mal aspecto, son métodos sencillos de realizar que hacen que los alimentos aparezcan con un aspecto excelente en la fotografía.