Telefonía móvil 3G: pros y contras

La telefonía móvil 3G está en auge, desbancando a los teléfonos móviles tradicionales. Sin embargo, también tiene algunos inconvenientes

La tecnología de la telefonía móvil 3G está basada en redes de transmisión de datos y voz. Estas redes han ido evolucionando a medida que el GPRS ha ido aumentando su velocidad en la transmisión de datos. En los últimos años, ha aumentado la demanda por parte de los usuarios para poder acceder a internet desde el teléfono móvil, lo que ha favorecido el desarrollo de esta tecnología. Sin embargo, aún quedan algunos aspectos por mejorar si comparamos sus prestaciones con las de la telefonía fija.

Ventajas de la telefonía móvil 3G
Una de la principal ventaja de la telefonía móvil 3G es que sólo se paga por la descarga del paquete de datos realizado, lo que supone un menor coste en la factura. A esto debemos añadir la alta velocidad de transmisión, la cual puede alcanzar valores superiores a los 3 Mbits gracias a las tecnologías desarrolladas en los últimos años.

Además de la velocidad de transmisión y de acceso, se unen las aplicaciones UMTS (Sistema Universal de Telecomunicaciones Móviles) para prestar servicios multimedia y nuevas aplicaciones de banda ancha, como por ejemplo, videoconferencias. Otra de las ventajas es su alta calidad en las transmisiones de voz equiparables a las redes fijas. A todo esto hay que añadir una mayor velocidad de conexión en este tipo de tecnología, la cual hace que restauremos más rápidamente la conexión ante una posible caída de la red.

Estas ventajas hacen que la telefonía móvil 3G sea la opción ideal hoy en día, tanto para un uso particular como profesional, ya que nos permite estar en todo momento conectados al resto del mundo.

Inconvenientes de la telefonía móvil 3G
La telefonía móvil 3G también tiene desventajas, las cuales todavía no están aún del todo solucionadas. Una de ellas es la falta de cobertura dependiendo de la localización del teléfono móvil. La velocidad de transferencia puede disminuir considerablemente, incluso carecer totalmente de cobertura, dependiendo de la zona en que nos encontremos. Otra desventaja es la disminución de velocidad de conexión si el teléfono móvil desde el que nos conectamos está en movimiento, como por ejemplo, desde un coche o un tren.

Para determinados servicios, este tipo de telefonía puede resultar bastante lenta, como por ejemplo los juegos en línea. Esto no ocurre con las líneas ADSL. Por último, la tecnología de telefonía móvil 3G contiene por regla general altos niveles de Tasa de Absorción Específica (SAR). Éstos son los campos electromagnéticos emitidos por las señales de radiofrecuencia y que es absorbida por los tejidos vivos.