Tipos de barómetros: diferencias y peculiaridades

Desde la invención de este instrumento en el siglo XVII los tipos de barómetros han evolucionado hasta llegar a los actuales barógrafos o barómetros digitales.

Un barómetro es un artilugio que permite medir la presión atmosférica o, lo que es lo mismo, el peso ejercido por la atmósfera en un lugar concreto. El barómetro fue inventado en el siglo XVII y es muy utilizado en la actualidad, existiendo varios tipos de barómetros, cada uno con sus peculiaridades y sus funcionalidades.

Tipos de barómetros clásicos
El tipo de barómetro original, ideado por Evangelista Torricelli en el siglo XVII, se sigue utilizando aún hoy en día. Si bien su precisión es menor que la de otros tipos de barómetros, puede ser útil para labores caseras que no requieran datos exactos.

 

El tipo de barómetro original, ideado por Evangelista Torricelli en el siglo XVII, se sigue utilizando aún hoy en día. Si bien su precisión es menor que la de otros tipos de barómetros, puede ser un artilugio útil para labores caseras que no requieran datos exactos.

 

Este barómetro consta de un tubo relleno de un líquido, generalmente de mercurio, de ahí que se denomine barómetro de mercurio. Este tubo está cerrado herméticamente por la parte de arriba y abierto por la de abajo, y se introduce al revés dentro de un recipiente que esté lleno del mismo líquido. Si se destapa el tubo, el mercurio descenderá dejando arriba un trozo vacío cuyo tamaño indica la presión atmosférica.

 

En 1844, Lucien Vidie inventó el barómetro aneroide, un tipo aún más inexacto que el de mercurio y otros tipos de barómetros, por lo que no es muy utilizado (aunque es cierto que es más sencillo de crear que otros). Se utiliza una caja metálica con paredes muy elásticas en la que se ha hecho el vacío y se mide la presión en función de la deformación de las paredes.

 

Existen tipos de barómetros derivados de los dos anteriores. El barómetro de Fortin que consiste en introducir un tubo relleno de mercurio en una cubeta de vidrio con forma tubular, también llena de mercurio. El fondo es flexible y tiene un tornillo que, al girar, lo hace subir o bajar. Por su parte, el barómetro de Bourdon es un tubo flexible con forma de herradura en cuyo interior se hace el vacío. La presión modifica la curvatura de dicho tubo y así se registra su nivel.

Los barógrafos
Hoy en día, todos los tipos de barómetros vistos anteriormente están en deshuso, dejando paso a unos aparatos que proporcionan información más exacta y detallada, los barógrafos.

 

Los barógrafos, también conocidos como barómetros registradores, examinan las fluctuaciones de la presión a lo largo del tiempo, por lo que son realmente útiles en la previsión meteorológica.

 

Estos aparatos registran los cambios en una gráfica llamada barograma, con un funcionamiento similar al de un sismógrafo. Lo hacen mediante unas cápsulas aneroides que mueven una aguja, la cual es la encargada de actualizar el registro.

 

Los barógrafos digitales son versiones electrónicas de estos aparatos que muestran los resultados en pantallas de cristal. Estos barógrafos se pueden encontrar en tiendas de electrónica y son muy utilizados por los navegantes.