Trámites previos para viajar con animales en avión

Por diversos factores, las mascotas se están convirtiendo en viajeros usuales, pero para viajar con animales en avión se debe cumplir una serie de requisitos y documentación.

Así como las personas necesitan un pasaporte muchas veces visado, si se pretende viajar con animales en avión también se deben gestionar todos los documentos que necesarios. Los trámites pueden ser más o menos complejos dependiendo de si se trata de vuelos nacionales o internacionales, el país de destino e incluso el tamaño del animal. Las especies frecuentes son perros y gatos, para viajar con otra clase de animal se debe consultar con la aerolínea.

Requisitos para vuelos nacionales e internacionales

El primer punto a la hora de planificar viajar con animales en avión debe ser llamar a la aerolínea y preguntar todos los requisitos. Cada una tiene parámetros diferentes en cuanto a precios y reglamentos internos. Pero en general los requisitos constan de un certificado de salud firmado por un veterinario, la aplicación de las vacunas correspondientes, tener el visado del consulado adonde va a viajar el animal en caso de que el país lo solicite y un pasaporte en los países que lo expidan.

 

Dependiendo del tamaño del animal, al viajar con animales en avión, estos pueden hacerlo en la bodega o en la cabina. Dentro de una jaula adecuada de las medidas que dicte la compañía aérea y en la cual el animal puedea moverse cómodamente. En la cabina sólo pueden viajar los animales que no excedan los seis kilos con la jaula. Si el animal pesa más que eso, o no se trata de perros o gatos, tendrá que viajar en la bodega del avión. Los perros lazarillos sí pueden viajar en la cabina.

 

A pesar de tener toda la documentación, es la aerolínea la que decide si va a aceptar o no que un pasajero pueda viajar con animales en avión. Por lo tanto, se recomienda presentar todos los documentos del animal a la empresa aérea con dos semanas de anticipación. Otra de las exigencias comunes está en la edad mínima del animal, el cual deberá tener por lo menos 2 meses de vida antes de su traslado.

Cuestiones prácticas

La mayoría de los animales, al ver los cambios, suelen presentar ansiedad y nerviosismo. Por ello, es conveniente que el dueño se mantenga tranquilo mientras se prepara para el viaje. A pesar del nerviosismo, la mayoría de las empresas aéreas, cuando se trata de viajar con animales en avión, aconsejan no suministrarle sedantes al animal, para evitar riesgos durante el vuelo.

 

No es recomendable alimentar al animal el día del viaje para evitarle vómitos durante el vuelo. También es aconsejable que el animal viaje con algo de su propiedad, como una manta o uno de sus juguetes favoritos, que le den pertenencia y cierta seguridad.