Trucos básicos para manejar una cámara reflex

Una introducción sencilla a dos de las funcionalidades de mayor utilidad ofrecidas por cualquier cámara reflex moderna: tiempo de exposición y abertura del diafragma.

El continuo abaratamiento de la tecnología ha propiciado que el gran público tenga acceso a equipamiento fotográfico que tiempo atrás mantenía precios prohibitivos. Aunque en la actualidad cualquier usuario puede comprar una cámara reflex de altas prestaciones, no es sencillo exprimir todas las posibilidades que ofrece este tipo de dispositivo.

Escoger el tiempo de exposición

Uno de los modos de operación de mayor utilidad para el recién iniciado es el que permite seleccionar el tiempo de exposición, es decir, durante cuánto tiempo incidirá la luz en el sensor. Esta funcionalidad está disponible en cualquier cámara reflex actual y aparece señalizado con una letra "T" o "S" en el dial del dispositivo.

 

Un tiempo de exposición bajo dará como resultado fotografías en las que los objetos en movimiento se mostrarán congelados. Resulta ideal para, por ejemplo, captar en detalle las gotas de agua de una fuente, o inmortalizar los juegos de un niño pequeño. Por contra, al aumentar el tiempo de exposición, los elementos que se estén desplazando aparecerán ligeramente borrosos, añadiendo una característica sensación de movimiento a la instantánea.

 

Debe tenerse en cuenta que un tiempo de exposición excesivamente bajo podría dar como resultado escenas demasiado oscuras, mientras que con uno demasiado elevado se obtendrán fotografías movidas.

Escoger la abertura del diafragma

Otra de las posibilidades de las que se dispone al adquirir una cámara reflex es la determinación de la abertura del diafragma. Seleccionando la opción "A" en el dial, se puede determinar cuánta luz incidirá sobre el sensor: con valores de abertura bajos, entrará gran cantidad de luz, y se conseguirán fotografías en las que el fondo aparecerá muy desenfocado, resaltando el sujeto en el primer plano. Se trata de una configuración ideal para retratos o escenas con luz escasa.

 

Valores elevados, por otra parte, impedirán la entrada de excesiva luz, y todos los elementos de la fotografía aparecerán igualmente enfocados. Es muy conveniente para captar paisajes, aunque ha de prestarse especial atención para que la fotografía no salga demasiado oscura o movida.
El uso acertado de tiempo de exposición y abertura del diafragma permite obtener fotografías de una gran calidad sin contar con experiencia previa en el uso de la cámara reflex.