Trucos divertidos para aprender geografía

Lejos de verlo como una aburrida lista de países y capitales, aprender geografía abre las puertas a nuevas culturas, con técnicas muy sencillas de memorización

¿Te cuesta mucho trabajo aprender países y capitales? La geografía es una de las materias escolares más difíciles, y, tengas la edad que tengas, necesitas una estrategia pasa pasar los exámenes finales o no quedar mal frente a personas de otros países. Aprender geografía es más fácil de lo que te imaginas.

Ejercitar la memoria y la creatividad
Como verás, el ejercicio de memorización es básico. Aprender geografía, a diferencia de otras materias, es más efectivo gracias a la memoria que al razonamiento, así que lo primero que debes saber es que relacionar objetos con palabras es uno de los trucos más divertidos para no olvidar las cosas.

Si necesitas aprenderte los nombres y capitales de países sudamericanos como Chile, piensa en un árbol que los dé en grandes cantidades. Con los ojos cerrados escribe el nombre Santiago en la corteza o una de las ramas. Ya asociaste la palabra con una imagen y será más fácil recordar.

Cuando los nombres no son tan obvios, como Argelia, un país del continente africano, haz un juego con la terminación. Por ejemplo, la capital de dicho país es Argel. En ambas palabras está “gel”, algo que se utiliza frecuentemente para peinar el cabello. ¿Y si a esto añades una melodía? Puedes cantar “Argelia, Argel, gel, gel, gel”, simulando peinarte con las manos, y continúas “Egipto, El Cairo, me caigo, caigo y caigo”, jugando con tus amigos o familiares a que te caes mientras les muestras la creatividad de tu canción.

Utilizar el mapa del mundo
Un error que se comete muchas veces al aprender geografía es quedarse con la lista de nombres y capitales de países en la mente pero no identificar dónde se encuentran. Si ya memorizaste un continente, busca un mapamundi y ubica exactamente dónde se encuentra cada nación y cuáles están a su lado.

Aquí comienza la etapa de razonamiento, pues de entrada te quedará claro el continente al que pertenecen los países, su situación hidrográfica, si tienen playas, lagos o montañas. A partir de las condiciones que da la naturaleza a cada lugar, aprender geografía adquiere un carácter más humano, pues te darás una idea del tipo de actividades económicas que realizan, de los platillos que preparan, de la religión, de la cultura que predomina. Aprender geografía es tan divertido como ilustrativo, porque abre las puertas para conocer el planeta de la manera más amplia: desde sus particularidades.