Trucos para calmar a un perro nervioso

Para calmar a un perro es muy importante estar a su lado, brindarle protección y seguridad, pero en algunos casos con esto no alcanza, por eso pueden utilizarse calmantes naturales que los ayuden a superar la crisis.

Para calmar a un perro no conviene nunca utilizar la violencia. La mejor manera es armarse de paciencia y demostrarle a través de gestos y posturas que a nuestro lado puede sentirse seguro. Es necesario que se utilicen calmantes solo si son realmente necesarios; en este caso, entre los calmantes más aconsejables conviene utilizar los naturales, como las flores de Bach.

Brindar seguridad y protección
Es vital que el perro no se sienta desprotegido en estas situaciones, que no exageremos las cosas, ni le hagamos sentir que hay cierta peligrosidad en los ruidos que vienen del exterior, pues de este modo solo colaboraríamos para que se ponga aún más nervioso.

Lo mejor es acercarse al animal, acariciarlo, hacerle masajes, intentar que se sienta protegido y que entienda que no pasa nada con ningún ruido que viene del exterior. Puede ser una buena alternativa, para calmar a un perro que se encuentra nervioso al extremo, colocarlo en un espacio reducido donde se pueda sentir más contenido.
Además, los huesos de piel prensada son elementos muy útiles para calmar a un perro, suelen quedarse masticando un buen rato, se quitan el estrés, se tranquilizan, se entretienen y además limpian sus dientes.

Flores de Bach utilizadas con perros
Uno de los calmantes más utilizados para calmar a un perro son gotas preparadas a base de mosto de San Juan, valeriana, manzanilla o flores de Bach; pero es importante consultar con un experto y no medicar a las mascotas si no se tienen conocimientos.

Las gotas a base de Clematis es utilizada en perros que deben permanecer encerrados en el hogar y se ponen ansiosos a causa del mal tiempo, o porque desean que vuelva alguna persona querida a la casa. La verbena también se utiliza en perros muy nerviosos, aquellos que están constantemente saltando y ladrando.

 

El Mímulo, es una sustancia muy utilizada en perros que se ponen nerviosos por los ruidos fuertes, cohetes, truenos, aspiradoras y también por ansiedad cuando tienen que ir a ver al veterinario o cuando vienen niños pequeños a la casa. No es muy fuerte, por tanto, si ese terror continúa y se acrecienta suele utilizarse Heliantemo o Rescue Remedy, el Remedio de Urgencia.

 

El álamo temblón se utiliza con perros que temen a las nuevas situaciones, que son demasiado sumisos y que suelen llevar la cola entre las patas. Suele ser muy relajante para aquellos perros que han sufrido de una educación rigurosa en el pasado y se encuentran completamente bloqueados.