Trucos para comparar automóviles en el mercado de segunda mano

Existen varios trucos para conocer la calidad y poder comparar automóviles de segunda mano. Solo hay que poner mucha atención a los detalles de la carrocería, el motor y los interiores

En algunas ocasiones, es difícil conocer a ciencia cierta cual es la calidad de un coche de segunda mando, y esto complica la posibilidad de comparar automóviles antes de tomar la mejor decisión, por lo que aplicar algunos trucos simples en la revisión puede ser la clave para detectar las mejores oportunidades en el mercado.

La carrocería y el motor
Un buen truco para comparar automóviles es hacer una prueba visual de la carrocería y las partes exteriores. Con solo mirar detalladamente y desde diferentes ángulos las puertas, cofre, parachoques, facias y salpicaderas, se puede llegar a detectar deformaciones en las piezas o cambios en la tonalidad de la pintura, señales que indican que ha tenido alguna reparación o que ha sufrido alguna avería e incluso un choque.

Otro truco para comparar automóviles de segunda mano es cotejar el número de kilómetros recorridos con el desgaste de llantas y las piezas visibles del motor; si no es mucho el uso, los neumáticos deben de ser de la misma marca, estar en muy buen estado y sin daños visibles. En el caso del motor, si las mangueras o depósitos de líquidos y aceite presentan daños, corrosión, tiene algunas refacciones dudosas o composturas provisionales, es mejor seguir mirando porque este auto no ha recibido ni los servicios ni el cuidado adecuado.

Para poder conocer el estado del motor y poder comparar automóviles, hay que encender el auto y escuchar atentamente el sonido que produce, ya que debe de ser parejo y sin ruidos extraños. Una vez en movimiento, la caja de cambios, la dirección, la suspensión y los frenos deben de mostrar un desgaste normal por el uso y no tener ningún problema a la hora de la conducción.

Los interiores
Los interiores de un coche son otro punto importante para comparar automóviles de segunda mano. Basta con hacer una revisión visual de los asientos para darse cuenta de su estado y de alguna compostura, quemada de cigarros o rasgadura. También hay que mirar la alfombra del piso para comprobar que no tenga manchas grandes, ya que estas pueden ser provocadas por humedad que se filtra por alguna fisura de la puerta o vidrios.

Aplicando estos sencillos trucos de esta manera, es muy fácil conocer la calidad y estado de los coches, lo que nos permitirá comparar automóviles usados y asegurar una buena compra.

Gane dinero de forma rápida y fácil con nosotros