Trucos para conducir en la nieve de forma segura

Conducir en pavimento seco o mojado no representa los mismos riesgos que pueden existir al conducir en la nieve. No ignorar esto puede salvar la vida del conductor y de quienes lo acompañen

Es muy necesario e importante aplicar unas cuantas reglas para conducir en la nieve y así manejar de forma optima el vehículo por este tipo de terrenos, ya que han habido demasiados accidentes de tránsito producto de la ignorancia o poco cuidado de las precauciones mínimas que se necesitan para manejar sobre estos caminos resbaladizos.

Cuidados del vehículo
Es necesario chequear el vehículo antes de conducir en la nieve. Primero se debe verificar que el limpiaparabrisas funciona de forma correcta. Luego se deben revisar las luces altas y bajas, verificando también las correas del vehículo, que los neumáticos tengan la presión adecuada y que todas las mangueras estén debidamente conectadas. Si se desconoce de mecánica automotriz, lo mejor es llevar el vehiculo a un mecánico para que éste le revise los discos de freno y todos los elementos antes mencionados. Si se pueden poner neumáticos para el invierno, pues mucho mejor.

Además se deben llevar triángulos reflectantes, la rueda de repuesto, una gata y las llaves para la rueda. Dentro de lo posible, también se debe viajar con una buena cantidad de combustible en el tanque.

Reglas para el manejo
Al conducir en la nieve o en cualquier lugar, se debe tener la precaución de utilizar el cinturón de seguridad y que cada pasajero lo utilice. También es necesario que al estar manejando, se mantenga una distancia segura con respecto al vehiculo del frente, recordando que en la nieve se necesita una distancia mayor para el frenado. Es buen método conducir en la nieve de forma lenta, disminuyendo la velocidad en las curvas y utilizando el freno de forma suave. La poca visibilidad que existe al conducir en la nieve hace necesario que se señalice en las curvas y en cada momento que se cambie de posición, utilizando siempre las luces altas ya sea de día o de noche, y bajándolas cuando venga un auto en contra.

Cada vez que el vehiculo tenga que arrancar, se debe acelerar de forma suave para que éste no patine. De igual forma el frenado debe ser siempre suave para no perder el control del vehiculo en ningún momento y así cumplir con todas las precauciones que se necesitan para conducir en la nieve.

Lo ideal es cumplir con todas estas reglas sin ignorar que a veces las máquinas también fallan, por lo que la manutención es importantísima.