Trucos para crear unos guantes de cuero sin dedos

Los guantes de cuero sin dedos son un complemento muy versátil que se puede obtener tanto a través del corte de unos guantes viejos como confeccionandolos desde el principio uno mismo.

Los guantes de cuero son un complemento ideal tanto para vestir como para la práctica de numerosos deportes como el motociclismo, además de ser una prenda fundamental para los meses más fríos del invierno. Los guantes sin dedos se han vuelto a poner de moda y sirven tanto para proteger las manos del frío como para estaciones de entretiempo, además de permitir mayor movilidad en los dedos y la posibilidad de agarrar con más precisión, ya que el contacto es directamente con la propia piel.

A partir de unos guantes de cuero normales

La solución más fácil para crear unos guantes de cuero sin dedos es hacerlos a partir de unos guantes completos ya existentes de cuero que sean de nuestra talla de manos. Es importante que los guantes se ajusten perfectamente a las manos para que no pierdan agarre ni creen rozaduras, ya que la zona de los dedos cercana a los nudillos, que es blanda, es muy delicada y podría herirse con facilidad si no se cortan bien los dedos del guante.

 

Al cortar los dedos de unos guantes de cuero es importante dejar de medio a un centímetro de largo en cada uno de los dedos para que no se deforme el guante entero. Una vez cortados se deben coser los bordes con un dobladillo para que no se rompan ni creen molestias en las manos. Se puede utilizar hilo de algodón o de nylon, dependiendo del grosor de los guantes o del gusto personal de cada uno respecto al tacto, aunque normalmente se suele utilizar el algodón.

Confeccionar unos nuevos

Sin embargo la forma más económica para crear unos guantes de cuero sin dedos es confeccionarselos uno mismo. Aunque pueda parecer complicado, es mucho más fácil de lo que parece, simplemente hay que medir bien y fijarse en la forma, de modo que se adapte perfectamente a las manos. El primer paso es crear el patrón a partir de la propia mano, realizando un dibujo de la silueta de la mano en el reverso de la tela de cuero, tanto del anverso como del revés, pero en una misma pieza para que sólo se tenga que coser un lado.

 

Una vez obtenido el patrón de nuestra mano se recorta del cuero lentamente para seguir exactamente la medida obtenida, pero recortando los dedos dejando una longitud de un centímetro como máximo. El mejor hilo para coser los guantes de cuero es el algodón, ya que es resistente y a la vez bonito y elegante, realizando nudos dobles en forma de cruz para que no se desplacen y aguanten muchos años.