Trucos para evitar las bacterias de nuestras mascotas

La mejor forma de evitar las bacterias en las mascotas es realizando la higiene diaria de las zonas que frecuentan, aseándolas periódicamente y vacunando correctamente

Las mascotas están expuestas, al igual que nosotros, a contraer muchos tipos de enfermedades. Sin embargo, es posible evitar las bacterias en nuestros animales de compañía con una cuidadosa higiene y una especial atención de las necesidades fisiológicas de ellos. Y, en caso de que aparezcan síntomas de malestar, debe acudirse a un veterinario a fin de que los problemas no empeoren.

Enfermedades comunes en mascotas
Algunas de las enfermedades bacterianas más comunes en las mascotas son el parvovirus, cuyos síntomas son vómitos, diarreas y en el peor de los casos hemorragias, la leptospirosis, que provoca dolor muscular, vómitos, problemas respiratorios y tos, y la brucelosis, que produce inflamación testicular, abortos y esterilidad. Estas son las más peligrosas y es necesario prodigar a las mascotas un exhaustivo cuidado a fin de que evitar las bacterias que pueden traerles estas terribles enfermedades.

Las bacterias atacan a nuestras mascotas cuando éstas se exponen a lugares poco higiénicos. Si se tiene en cuenta que la brucelosis, por ejemplo, puede ser contraída por aquellos perros que se bañan en charcas o ríos donde han orinado ratas, tomar la medida de evitar que las mascotas se regodeen en esos lugares es una muy buena forma de no exponerlas al contagio.

La importancia de la higiene diaria
Lo más importante para evitar las bacterias en mascotas es realizar las pertinentes vacunaciones desde el comienzo de la vida de estas. Dichas vacunas varían de acuerdo a la región en la que vivamos, pero en España las desparasitaciones deben hacerse a los 3 meses de vida y luego repetirse a los 6 y al año.

Además, es muy importante que reciban la higiene adecuada que hace que el organismo se mantenga más fuerte y se pueden evitar las bacterias. Esto implica el aseo diario de las zonas donde las mascotas residen, cambio cotidiano del agua y comida, lavando los debidos contenedores de estas y otras precauciones similares.
Cabe aclarar la vital importancia que tiene cuidar a las mascotas de piojos y demás insectos que puedan provocar enfermedades; la mejor forma de hacerlo es bañándolas periódicamente (no más de dos veces al mes) y aplicando pipetas o champúes anti-insectos.

Es importante cuidar especialmente de las mascotas en verano, ya que el exceso de calor y humedad en ciertas zonas del animal permiten el desarrollo de enfermedades. Por eso, para evitar las bacterias en este período, debe prestarse atención constantemente a los animales y lavarlos correctamente.