Trucos para evitar que se pegue el arroz

Para evitar que se pegue el arroz hay que vigilar su cocción y añadirle aceite o zumo de limón. De esta manera el arroz tendrá la consistencia justa y le resultará muy sabroso a los comensales.

El arroz es un alimento muy rico en vitaminas y proteínas, su consumo previene el colesterol y se trata de un ingrediente muy nutritivo. Sin embargo, a veces se tiende a reducir su preparación para no tener que hacer frente al trabajo de evitar que se pegue el arroz. Sin embargo, conseguir el arroz perfecto no es una tarea difícil; siguiendo los consejos de los ancestros se puede llegar a obtener una comida fresca y con un sabor agradable, sin tener que despegarlo de la olla.

Arroz siempre al punto justo

  • Para evitar que se pegue el arroz, antes de cocinarlo, coloque en la olla con agua, una cuchara de aceite, espere a que el agua hierva y añádale el arroz. Revuelva un poco y baje el fuego. A continuación, tape la olla y deje que el arroz se haga durante unos quince minutos. Apague el fuego y deje reposar el arroz durante cinco minutos. Después de escurrirlo se podrá consumir al dente sin ningún inconveniente.
  • Otro secreto es echarle al agua el zumo de medio limón, incorporar el arroz y cuando el agua comience a hervir, moverlo en forma horaria con un tenedor, para evitar que se peguen unos granos con los otros. Posteriormente, cubra la olla con una tapa y reduzca el fuego. Cuele el arroz sírvalo en la mesa. Si prefiere, cuando esté colando el arroz puede limpiarlo con agua hirviendo para quitarle el gusto a limón.

Arroz al dente

  • En ocasiones, puede que llegue a sobrar un poco de arroz y que lo quiera guardar para consumirlo después. Para evitar que se pegue el arroz y volverlo a comer como si fuese recién hecho, solo hay que mezclar agua y un poco de sal en la olla, volcar el arroz, removerlo y dejarlo hervir por unos minutos. Una vez que se escurra, el arroz quedará como recién elaborado.
  • Si por descuido no se pudo evitar que se pegue el arroz, no hay que preocuparse. En cuanto se dé cuenta de lo ocurrido, hay que colarlo rápidamente y enjuagarlo con abundante agua fría. Después, distribuirlo sobre un recipiente y meterlo en el horno a una temperatura media, en unos diez minutos aproximadamente el arroz volverá a tener la consistencia deseada.
  • En el caso de que el arroz se queme o tenga gusto a quemado, hay que enjuagarlo con abundante agua, volverlo a una olla, añadir agua, sal y pan, encender el fuego y en cinco minutos se irá el gusto a quemado.