Trucos para quitar las uñas de acrílico sin hacerse daño

Existen varias técnicas para quitar uñas de acrílico fácilmente en casa y sin causar daño a las uñas naturales

Las uñas postizas son hermosas mientras conservan su diseño original y no comienzan a quebrarse o despegarse. De forma natural irán perdiendo su brillo y forma, y en estos casos se recomienda quitarlas. El procedimiento puede ser difícil porque el acrílico se adhiere con fuerza; pero el agua caliente, el papel aluminio y la acetona son los mejores aliados.

Quitar uñas de acrílico fácilmente
El primer paso es retirar el esmalte del acrílico con el removedor que utilizas en casa. Esto, además de ayudar a limpiar las uñas, ablanda un poco el acrílico y permite cortarlo posteriormente a nivel de la uña natural. Entre más cortas, más fácil y rápido es quitar uñas de acrílico.

Truco del papel aluminio: Necesitas acetona pura (se consigue en las tiendas de artículos de belleza) diez bolitas de algodón y diez tiras de aluminio que cubran perfectamente la mitad de cada dedo. Esta técnica es muy efectiva para quitar uñas de acrílico.

Humedece los algodones con la acetona y pon uno en cada uña. Envuelve esa parte del dedo con las tiras de papel aluminio y deja reposar durante 40 a 45 minutos. Tendrás una sensación de calor, es normal. Una vez transcurrido ese lapso de tiempo revisa la primera uña que cubriste con el aluminio. Si ya está por desprenderse remójala un poco más con acetona y comienza a retirar suavemente. Lo mismo se hace para quitar las uñas restantes.

Cuando el acrílico se pone difícil
La mayoría de las uñas postizas se retira con el truco anterior, pero a veces la manicurista utiliza más material del necesario y esto dificulta quitar uñas de acrílico. De ser el caso lo más recomendable es conservar la calma, porque si intentas arrancar el postizo sólo conseguirás maltratar tus uñas.

Acetona pura: Necesitas acetona pura, un recipiente no muy profundo, algodón y quitaesmalte. Mete tus uñas en el recipiente con acetona durante 30 minutos. Cuida que el líquido toque lo menos posible la piel de tus dedos para no resecarlos. Cuando termines moja una bolita de algodón en quita esmalte y frota suavemente para despegar las uñas.

Agua caliente: Es una variante del truco anterior, sólo que para quitar uñas de acrílico en lugar de acetona haz una mezcla de agua caliente (lo más caliente que puedas soportar para remojar tus uñas) con un chorrito de alcohol. Sumerge las uñas de una mano y luego de la otra hasta quitarlas en su totalidad.