Trucos para suavizar el aspecto varonil de la mujer

No hay nada peor para una mujer que ame la coquetería que correr con la mala suerte de tener un aspecto varonil. Sin embargo, existen varias maneras de arreglar con estética lo que por genética no podemos.

La carga genética en algunas mujeres hace que sean demasiado delgadas, que cuenten con un rostro muy anguloso o que casi ni tengan senos. Esas características, entre otras, logran un no deseado aspecto varonil. No obstante y sabiendo cómo hacerlo, podemos explotar al máximo la belleza que todas tenemos y lograr lucir como queremos.

 

 

El rostro es tu carta de presentación
La cara es lo primero que la gente ve de una persona, por ello prestaremos especial atención al rostro para disminuir el aspecto varonil. En primer lugar se debe evitar llevar el pelo demasiado corto, aunque el cabello largo no tiene por qué ser el principal factor de feminidad, en la mayoría de las ocasiones suaviza las facciones del rostro y acentúa a la sensualidad propia de la mujer. 

Hay que prestar especial atención a las cejas, que estén siempre cuidadas. Unas cejas con una forma suave y definida serán el marco perfecto para una mirada que destelle feminidad. Por último y, más importante, están los ojos. Es aquí en dónde puedes desarrollar al máximo tu belleza. Utiliza siempre máscara para pestañas, sin exagerar en la cantidad, colocándote un poco por las mañanas, lograrás que tus ojos se vean súper femeninos y bonitos todo el día.

Tu ropa habla de ti
Si eres demasiado delgada con poco busto y a la hora de escoger qué ponerte optas por unos vaqueros anchos y una camiseta holgada, no haces otra cosa que recalcar tu aspecto varonil. Para crear un look femenino no es necesario que luzcas una minifalda hiper corta con unos tacones altísimos. Con las prendas y accesorios adecuados puedes crear un estilo acorde a tu personalidad sin renunciar a la feminidad.

Opta por faldas a la rodilla, botas con un tacón de altura intermedia, vaqueros ajustados, vestidos y pañuelos de seda en varios colores. Estos últimos sirven de comodín a la hora de combinar con cualquier look. Por último, no olvides un accesorio indispensable a la hora de salir impecables de casa: carteras o bolsos en varios modelos y colores.