Trucos y consejos para tener unos pies suaves

Tener los pies resecos y duros no es normal en una mujer, sin embargo existen trucos muy prácticos que permiten tener una mayor suavidad y sin gastar mucho dinero.

No hay peor disgusto para una mujer que tener unos pies resecos cuando llega el verano, causando inseguridad a la hora ir a la playa o una extraña incomodidad en el momento de tener una cita, por esta razón es necesario que se tenga algunos consejos para mantener una suavidad embellecedora y envidiable.

Mantener los pies suaves

Limarse los pies es unos de los trucos más comunes usados por las mujeres, pero se debe evitar caminar descalza, puesto que hace que se reseque y se anche la piel. Lo mejor es usar plantillas de tela o esponja, esto concibe que se reduzca el roce con el zapato con el fin de mantenerlos suaves y libres de durezas.

 

En horas de la noche es de suma importancia aplicarse una buena crema en los pies, luego ponerse unos calcetines e irse a la cama, de esta forma, consigue una hidratación acelerada durante la noche. No falta descartar métodos naturales o algunas recetas caseras que ayudarán a tener una mayor suavidad.

 

En algunas ocasiones la mayoría de las mujeres por la falta de dinero se descuidan, sin embargo existe un truco que se puede hacer sin gastar mucho dinero. Tener a la mano aceite de ajonjolí y aplicarse un poco en la zona afectada, tan pronto hacerse un ligero masaje y mantenerlo así toda la noche.

Los mejores pasos

Para mantener los pies suaves es útil tener durante la ducha una piedra pómez o una esponja vegetal acompañado de un masaje suave en vista de que esto causa que se remuevan las células muertas y las capas de la piel endurecida, de esta manera la mujer se sentirá aliviada y notara más delicadeza.

 

Es favorable mezclar un poco de jugo de limón con sal gruesa junto con un constante frote en los talones y en las plantas de los pies, consiguiendo tener una mayor suavidad, aunque se debe evitar los calzados cerrados, puesto que provocara resequedad, endurecimiento y un aspecto desagradable.

La suavidad en los pies da confianza en la mujer, por eso otra opción es poner un poco de sal en una cebolla para que esta transpire y luego aplicar el jugo que sale con un algodón. La infusión de menta es una buena alternativa, ya que al usarla directamente con una gasa se tendrá un resultado más suave en pieles más sensibles.