Un paseo por Malasaña: reviviendo la Movida madrileña

Una parada en alguno de los bares de tapeo o copas más emblemáticos de la actual Malasaña, transporta al visitante a ese antiguo lugar de paso para los artistas que dieron vida a la Movida madrileña.

La movida madrileña aparece en los años ochenta como una serie de actos contraculturales respecto de la situación social y política que se vivía entonces. De ella aún queda un reducto en el barrio de Malasaña que, en pleno corazón de Madrid, aún es el refugio de aspirantes a actores, escritores y otros artistas que sienten nostalgia de los tiempos de La chica de ayer.

De Fuencarral a la Calle Pez

En la salida correspondiente a la parada de metro Gran Vía, se sitúa el punto de conexión entre las diferentes callejuelas de Malasaña, la calle Fuencarral. Para cualquiera que decida estar algunos días en este barrio, es un imperativo pasar una divertida jornada de compras en la calle de las tiendas más conocida de Madrid donde se podrá empezar por acudir al mercado que da nombre a la calle.

 

Para inaugurar la noche con buen pie, nada mejor que acudir al Bar Palentino, cervecería mítica de esta zona que, actualmente está abarrotada por todo tipo de personalidades y estilos. Se puede encontrar en la Calle Pez donde, cualquier noche que se vaya, habrá ambiente, precios bajos y añoranza a la Movida madrileña.

 

Bares que sobrevivieron al nuevo siglo

Para salir por Malasaña es necesario bajarse en la parada de metro Tribunal. Llegar hasta el primer punto de referencia de la Movida madrileña, La vía Láctea, no costará nada. En este bar se suele escuchar buena música pero si el ambiente es demasiado sofocante por sus pequeñas dimensiones, la alternativa será pasar a tomar un trago en La Penta.

 

A pesar de que muchos bares han ido cerrando en los últimos años por la zona de Tribunal, aún existen Pubs como el Cafeína donde a ritmo de jazz es imposible aburrirse en una noche madrileña. Asimismo, para aquellos a los que les cierren los bares, La Ofrenda permanece abierta hasta las seis de la mañana con buena música y entrada gratis de lunes a jueves antes de la una y media.