Un perro andaluz: surrealismo y cine de Luis Buñuel

El cortometraje Un perro Andaluz, considerada la película más paradigmática del surrealismo cinematográfico, ha marcado un hito en el cine de Luis Buñuel y ha sido fruto de la colaboración entre el director aragonés y el artista catalán Salvador Dalí.

Esta película artesanal, surgida de los sueños de ambos artistas es una de las piezas fundamentales en el cine de Luis Buñuel y rompe todos los esquemas establecidos en la materia hasta su creación. Se trata de un filme onírico, chocante y rupturista, precursor quizás de los modernos videoclips musicales. Su título fue inspirado en un libro de poemas escrito por Buñuel y no guarda relación directa con el contenido.

Los enemigos de la razón
Buñuel y Dalí se propusieron dejar de lado todo elemento racional al crear el filme. También buscaron deliberadamente no dar ningún contenido simbólico premeditado a la obra. En definitiva, partían de dos clásicas premisas surrealistas. Esta corriente artística no dejó de estar presente en gran parte del cine de Luis Buñuel en años posteriores, a pesar de que el cineasta se desvinculó del movimiento en los años 30.

Escenas impactantes
Desde su famoso comienzo que muestra a Buñuel seccionando un ojo con una navaja de afeitar, pasando por la mano agujereada desde donde surgen hormigas, hasta los pianos de cola sobre los que yacen dos burros muertos, el filme es una provocación constante. Los autores se proponían de esta forma remover o quizás agredir la estructura racional y el marco cultural del espectador. La cinta causó furor entre el público vanguardista de París, donde estuvo nueve meses en exhibición. Fue un paso fundamental en el cine de Luis Buñuel

Simbolismos y referencias involuntarias
A pesar de los postulados seguidos por los autores, Un perro Andaluz refleja algunas de sus preocupaciones y obsesiones. Incluye claros cuestionamientos a la iglesia, la represión sexual y las normas establecidas. Por otra parte, algo del ambiente de la Residencia de Estudiantes donde convivían los artistas queda reflejado en la cinta, tanto en referencias a la educación como en ideas que eran compartidas por otros estudiantes.

 

El cine de Luis Buñuel rememoraría mas adelante y en forma sutil algunos aspectos de aquel período juvenil fundamental para su formación artística.

El fin de una amistad
En 1930 Buñuel comenzó a rodar la cinta La edad de oro, otro proyecto que había iniciado junto a Salvador Dalí. El director terminó este trabajo con el apoyo económico de los Vizcondes de Noailles, prescindiendo de su amigo. Esto produjo un distanciamiento entre los antiguos camaradas. A ambos les esperaba el éxito. La pasión por el cine de Luis Buñuel lo transformó en uno de los directores más reconocidos del mundo y Dalí se convirtió en el pintor surrealista más famoso y controvertido.