Un viaje espiritual: principales monasterios de Nepal

Nepal es un país intensamente vinculado al hinduismo y budismo cuyos monasterios, tras colonizar la cumbre donde suelen situarse, abren sus puertas a todos sus visitantes.

Aquellos que hayan deseado acercarse a la espiritualidad su máximo esplendor, deberán saber que viajar a Nepal es una opción barata además de reveladora. En muchos casos, los propios monjes ofrecen a los visitantes pasar la noche en los templos de forma gratuita, mientras en otros, apenas se pedirá un pequeño donativo en rupias.

Diferentes maneras de honrar la fe

El territorio nepalí acoge gran cantidad de monasterios sherpa en las zonas del Solo y Khumba. Estos destinos están expresamente indicados para aquellos aventureros que huyen de las rutas turísticas y de los paquetes vacacionales. Para todos ellos, los monasterios de estos parajes montañosos serán una opción perfecta para el viaje más introspectivo de sus vidas.

 

 

Por supuesto, hay opciones para todos por lo que aquellos que deseen viajar con todas las comodidades no deben quedarse sin visitar los monasterios del valle de la población de Katmandú, en la que está gran parte de la población nepalí. La página web "destinos asiáticos" es una alternativa interesante que recoge una serie de viajes adaptados a todos los bolsillos.

 

Recomendaciones para los viajeros

Visitar un país completamente diferente a cualquier nación europea puede conllevar una gran intranquilidad y desasosiego pero si se siguen una serie de instrucciones relativas a diferentes campos, no se debería tener preocupación alguna. La más importante es tratar de aprender acerca de la situación política del país ya que, hasta hace poco, el terrorismo asolaba Nepal y las huelgas se volvían violentas fácilmente.

 

 

Se debe tener cuidado con la comida y bebida no embotelladas así como con el propio equipaje. A la hora de hacer trekking u otras actividades obligadas en un país que linda con tierras himalayas, se deberá buscar un guía experimentado ya que los asaltadores están a la orden del día y es posible que más de uno se lleve una desagradable experiencia si espera hacer uno de los complicados recorridos hacia diferentes monasterios por sí mismo.