Usar aceite de ricino como laxante

Cuando de curar el estreñimento ocasional se trata, utilizar un producto natural como el aceite de ricino es un método rápido y eficaz.

El aceite de ricino como laxante ha sido utilizado desde tiempos faraónicos por su efectividad, y en la actualidad, sigue siendo uno de los laxantes más efectivos y recomendados. Además de ser usado para la fabricación de cosméticos, plásticos y hasta combustibles, entre otros usos. 

Qué es el aceite de ricino

  • El aceite de ricino como laxante es considerado un estimulante ya que aumenta los movimientos intestinales. Pero a pesar de su fama y funcionalidad, también tiene sus riesgos. No debe ser utilizado sistemáticamente ya que el cuerpo crearía una dependencia al mismo y podría causar efectos secundarios como diarreas, cólicos o malestar en el estómago.

Procedencia de este laxante natural

  • El aceite de ricino recibe su nombre de la planta de la que se obtiene: Ricinus Communis. Las semillas de ésta son tóxicas, no obstante, el ricino pierde su toxicidad al convertirse en aceite.
  • Su efecto se basa, primero, en la acumulación de agua en el intestino, y en segundo lugar, en la irritación de las mucosidades que favorecen el vaciado intestinal. Por eso es uno de los laxantes más rápidos, porque actúa de dos a cuatro horas después de su toma, por lo que no se recomienda tomarlo antes de acostarse.
  • El aceite de ricino como laxante es característico por su poco agradable sabor, por lo que un consejo de utilización es: conservarlo en el frigorífico y añadirle un poco de jugo de naranja natural. Así no se afectaran sus propiedades y resultara más agradable a la toma.

Consejos para la utilización de laxantes

  • Los laxantes, a pesar de su inofensiva apariencia ya que muchos proceden de las plantas, no deben ser usados sistemáticamente. Ya que, para empezar, no son recomendables para todos. No deben usarse, a menos que sea expresamente recomendado por un médico especialista en mujeres o niños pequeños.
  • Por otro lado, además de sus efectos secundarios, los laxantes crean una dependencia del organismo al medicamento que llegaría a imposibilitar el tránsito de forma natural. Como con cualquier medicina, consulte a su médico o farmacéutico sobre el que le resultaría más apropiado según su constitución, estilo de vida o posibles enfermedades o condiciones.