Usar ropa comestible en una primera cita

La ropa comestible está haciendo furor a la hora de elegir un accesorio original para la pareja, si bien usarlo en la primera cita no es del todo recomendable.

Desde que la ropa comestible llegó al mercado, cada vez son más las parejas que optan por utilizarla. En sabores como fresa o chocolate y materiales tan novedosos como caramelos y gominolas, la ropa comestible ha comenzado a ser la estrella de las noches en pareja  más especiales y alocadas. Sin embargo, utilizarla en una primera cita no es una muy buena idea.

 

 

¿Qué es la ropa comestible?
Cuando hablamos de ropa comestible nos referimos más exactamente a ropa interior, prendas tales como: sostenes, bragas o calzoncillos. Estas prendas están elaboradas íntegramente por dulces o golosinas como pueden ser el chocolate, la gelatina o los caramelos. Lo sexy del asunto reside precisamente en comerse mutuamente la ropa interior en pareja, dándole así un toque muy sensual a las relaciones. La ropa comestible se puede adquirir principalmente en sex shops o tiendas de lencería sexy.

No muy recomendable para primeras citas
Las razones por las cuáles no es recomendable usar ropa comestible en una primera cita son varias. Primeramente observaremos que el uso de este tipo de ropa interior puede resultar muy incómodo. Como sucede en la mayoría de los casos, la primera vez que salimos con alguien nuevo vamos a cenar, al cine o a una disco. Si todo va bien, pasadas unas hora –y según cada persona y cada situación en particular, llega el momento de la intimidad. Entonces, ¿puedes imaginarte saliendo de tu casa con un sostén hecho de caramelos a la hora de la cena para no lucirlo hasta la madrugada? Por no hablar entonces de una braga de gelatina de fresa...

Supongamos que no la llevas puesta pero guardas la ropa en tu bolso para utilizarla luego. Esto tampoco es una buena idea, ya que puede que inhibas a tu compañero ante tanta exposición. Y si por  último consideramos que lo más bello de las relaciones es ir conociéndose poco a poca, ¿qué quedaría para después si ya utilizas este gran recurso la primera vez?