Vacaciones en Barcelona para todos los bolsillos.

Pasar unas vacaciones en Barcelona sin dejarse el sueldo es fácil si se planifica con antelación y se conocen algunos datos de la ciudad.

Viajar en tiempos de crisis no es imposible, basta con elegir el sitio que quiere visitar y conocer las distintas posibilidades que se ofrecen al alcance de cualquiera. Barcelona no es una excepción. Pase unas vacaciones en Barcelona sin dejarse el sueldo en ello.

Vacaciones en Barcelona en tiempos de crisis

  • Para comenzar nuestras vacaciones en Barcelona tendremos que saber que para llegar hasta allí existen distintos medios de transporte con diversos precios, como vuelos "low cost", trenes de alta velocidad, cruceros, y autobuses de largo recorrido o modernas autovías por las que puede circular con nuestro coche particular.
  • A la hora de buscar alojamiento para vacaciones en Barcelona se puede encontrar una gran variedad de sitios para todos los bolsillos. Para la preparación del viaje resultará fácil buscar y seleccionar un hotel de entre los muchos que hay en la ciudad por Internet, ajustándolo a nuestro presupuesto. Con relación a la comida, en Barcelona hay infinidad de restaurantes, bares o terracitas en las que se puede comer por precios bastante asequibles y sin sacrificar la calidad de sus productos.
  • En relación al transporte público, Barcelona cuenta con una extensa red de autobuses y metro con los que podremos movernos por toda la ciudad por pocos euros. En este sentido no hay que olvidar preguntar por las tarjetas multiviaje que se compran en las estaciones de metro y dan derecho a un número determinado de viajes distintos medios de transporte para gastar en un tiempo pre-fijado por pocos euros.

Qué ver en Barcelona

  • Una vez terminada la previsión económica de nuestro viaje, deberemos planificar nuestra ruta turística por Barcelona. En la ciudad destacan las obras del maestro Gaudí, como la Sagrada Familia, el parque Güell o la Casa Batlló. Estando de vacaciones en Barcelona tampoco se puede dejar de visitar la Rambla, el Montjuic, el parque de Collserola con su Tibidabo, la Villa Olímpica, sus museos y, por supuesto, la Catedral de Barcelona.
  • Con tanta oferta cultural será necesario planificar bien las rutas que hemos de seguir, por lo que será interesante contar con la ayuda de los puntos de información turística que se encuentran repartidos por todo el centro de la metrópoli. Aquí podrán ofrecernos rutas guiadas a pie o en autobús, así como información de los sitios a visitar y descuentos de los mismos.
  • No deje escapar la oportunidad y disfrute de un económico viaje a Barcelona donde usted podrá empaparse de la cultura y el aire cosmopolita de esta urbe tan singular.