Vacaciones en tiempo de crisis: cómo disfrutar de tu ciudad

Por fin llegan las ansiadas vacaciones que te permitirán disfrutar de tu ciudad y organizar paseos que las ocupaciones te impiden hacer durante el año. A falta de euros, derrocha creatividad.

El tiempo libre es un aliado para disfrutar de tu ciudad, caminar sus calles, descubrir la arquitectura de sus barrios, internarse en parques, conversar con la gente. De acuerdo a tus gustos, elije lugares bulliciosos o espacios verdes, procura vestirte cómodo y salir con el mejor estado de ánimo, dispuesto a dejarte sorprender y a cambiar el itinerario previsto por otro más prometedor.

Informaciones útiles

  • Puedes buscar por Internet o acercarte a un centro turístico para averiguar opciones para disfrutar de tu ciudad. Si eres aficionado a la cultura, empieza por seleccionar museos o espacios de arte y ver si hay días con acceso gratuito o económico. Conoce horarios de visitas guiadas y muestras retrospectivas programadas.
  • Ha llegado el momento de recorrer a ritmo pausado y libre de la ansiedad de llegar a alguna parte, lo que te dará la posibilidad de detenerte a apreciar aquello que llame tu atención. Aprovecha para atravesar un barrio por el que nunca vas, pregunta por algo que te produzca curiosidad o siéntate en un banco simplemente a descansar.
  • Andar con espíritu explorador como cuando pagas una excursión te hará sentir un turista, debes permitir que tu sensibilidad se libere y que por tus poros absorbas la vida que te circunda. Si acostumbras mirar hacia ambos lados y levantar la cabeza repararás en arquitecturas increíbles por donde has estado pasando todo el año sin ver.

Gozar la naturaleza

  • Si para disfrutar de tu ciudad lo que quieres es respirar hondo rodeado de verde, prepárate para visitar parques, jardines botánicos y plazas. Por si te aburres de no hacer nada, lleva un libro y relájate tendido en el césped percibiendo el aroma vegetal hasta que decline el sol. Ver animales entretiene, por lo que el zoológico también es una opción a considerar.
  • Si te animas a extenderte en tu recorrido hacia los alrededores, consulta una guía interactiva para que te dé posibilidades y transportes que te acercarán. En el caso de que existan parajes próximos con ríos o lagos ideales para pasar el día, acuérdate de llevar vianda, junto con anteojos de sol y protector solar.
  • Quizás no quieras disfrutar de tu ciudad de manera introspectiva, si es así repasa tus contactos y haz llamados para saber quién está dispuesto a acompañarte. O arriésgate a salir con espíritu abierto y comunicativo, en sitios culturales o parques encontrarás a alguien deseoso de conversar, que hasta puede aportarte datos interesantes para tus mini vacaciones.