Vacaciones gastronómicas en Burgos

Cualquier excusa es perfecta para visitar Burgos, pero si se busca el buen sabor de la cocina tradicional este es uno de los lugares perfectos a donde viajar en cualquier época del año.

Al norte de España se encuentra la provincia de Burgos, perteneciente a la Comunidad de Castilla y León, siendo una de las ciudades más visitadas por los turistas a lo largo de todo el año por la categoría de sus monumentos y por la calidad de su gastronomía, que consigue hacer las delicias de cualquier comensal.

Los mejores lugares para comer en Burgos

Muchos son los establecimientos gastronómicos que ofrece la provincia de Burgos para deleitar el paladar de cualquiera que los pruebe. En el Hotel Mesón del Cid, situado en pleno centro de la ciudad, destaca la comida elaborada en sus fogones y que ya forma parte de la comida tradicional de esta región, como su bacalao gratinado, el cordero de lechal asado o los guisos de alubias rojas que acompañados de un buen vino de la tierra, constituyen un menú delicioso.

 

En Casa Ojeda no puede dejarse de probar la deliciosa ensalada de perdiz preparada con una exquisita salsa de hongos, así como su helado de caramelo. Para degustar un exquisito postre, nada mejor que darse una vuelta por Alonso Ojeda y a la hora del aperitivo es imprescindible visitar el restaurante de Don Jamón, considerado como uno de los mejores lugares a la hora de tapear por Burgos.

Comer por los alrededores de Burgos

Aparte de los increíbles menús que se pueden comer en el centro de la ciudad de Burgos, esta provincia cuenta con manjares deliciosos en cualquiera de las comarcas que la rodean. En Lerma concretamente, son famosos sus lechazos asados acompañados de una ensalada con productos frescos de la huerta y de su pan de torta, sin olvidar el vino tinto de la Ribera del Duero.

 

En Albillos, también municipio de Burgos, las alubias rojas, las setas o el asado de cordero forman parte de la más que merecida fama de sus menús, al igual que Alfoz donde hay que destacar el sabor de sus chorizos y morcillas y de sus legumbres. Sus sopas de setas o sus lentejas estofadas pueden ser un primer plato de lo más contudente para continuar con la perdiz o codorniz asada y su queso elaborado con leche de oveja como postre.