Ventajas e inconvenientes de la depilación láser

La rapidez a la hora de obtener resultados y lo indoloro del tratamiento frente al coste son algunas de las ventajas e inconvenientes de la depilación láser.

La depilación láser se ha convertido en uno de los métodos de depilación más usados actualmente, ya que aporta eficacia y resultados óptimos a sus clientes. Pero, a pesar de lo indoloro de su tratamiento, el elevado coste y la duración de este hace que muchos se priven de hacer uso de ella.

Ventajas de la depilación láser

Lo que posiciona a la depilación láser de manera aventajada con respecto a otros métodos tradicionales es lo indoloro que resulta el tratamiento. Así, la mayoría de mujeres aseguran no haber sentido dolor o haber sentido un cosquilleo perfectamente soportable durante el proceso.

 

Otra ventaja es la rapidez con la que se obtienen resultados, ya que en muchos casos la reducción de la cantidad de pelo ha sido visible en tan solo dos sesiones. Pese a ello, para que el tratamiento sea permanente son necesarias una gran cantidad de sesiones.

 

Por último, si el tratamiento es realizado por un profesional autorizado, resultará muy poco arriesgado. Además, su eficacia, tanto a corto como a largo plazo, están prácticamente aseguradas, aunque en algunos casos particulares puedan volver a aparecer pequeñas cantidades de vello.

Desventajas de la depilación láser

Los principales inconvenientes de la depilación láser son el coste y el tiempo que esta dura, factores siempre determinados por la cantidad de pelo y por su grosor. No se puede predecir la duración del proceso, pero sí se puede asegurar que el precio siempre será elevado.

 

Durante el tratamiento se deberá tener mucho cuidado con la luz solar, ya que si esta toca la piel sensible y recientemente tratada con el láser pueden aparecer manchas o cicatrices que podrían ser irreversibles. Así, se recomienda comenzar con este tipo tratamientos en los meses de otoño. De esta forma, al ser los meses más fríos la piel no estaría en contacto con el sol.

 

Por muy deprimente que esto pueda resultar, nunca se podrán asegurar los resultados del tratamiento. Lo único fiable será la reducción del grosor del vello. De esta manera, muchas mujeres cuando se quedan embarazas, notan la reaparición del pelo, aunque siempre sea en cantidades muy pequeñas.