Ventajas e inconvenientes de tener un reptil como mascota

Tener un reptil como mascota puede ser una experiencia innovadora y transgresora, sin embargo, los cuidados que demandan son tan amplios como los de cualquier otro animal doméstico.

Las animales domésticos preferidos por el público han variado conforme al paso de los años, no obstante, en el caso de elegir un reptil como mascota, se deberán tener en cuenta no solo los cuidados y atenciones específicos que una especies salvajes como estas pueden necesitar, sino considerar que algunas pueden ser incluso peligrosas para la integridad física del dueño.

Ventajas de domesticar estos animales

  • Tener un reptil como mascota posee ciertas ventajas relacionadas con la imagen y con los costos de mantenimiento. Con respecto a la imagen, en los tiempos que corren suele relacionarse este tipo de especímenes, con las tendencias de moda.
  • Por otro lado, los reptiles suelen ser mucho más económicos en cuanto a las necesidades de alimento y refugio, que por ejemplo, un perro o un gato, siempre y cuando no optemos por reptiles que necesitan animales vivos en su dieta diaria.
  • Otro detalle que muchas personas que se inclinan por estas mascotas suelen señalar, es la capacidad de independencia que las mismas manifiestan, en comparación a mascotas convencionales o tradicionales. Además, el espacio ocupado y la inserción en los hábitos de vida familiares, son prácticamente nulos.

Algunos inconvenientes

  • La principal desventaja de tener un reptil como mascota, radica en que naturalmente, estos animales no son domésticos. Pueden, a través de un arduo trabajo de adiestramiento, adquirir ciertas características de docilidad. Sin embargo, su naturaleza es salvaje, libre y en ambientes muy dispares al de un hogar.
  • Otra desventaja es la falta de cariño que los mismos demuestran por sus amos. La razón de esta actitud, reside en la escasa predisposición de las especies a ser domesticadas. Además, la compañía brindada por ellos es simplemente presencial, ya que no logran involucrarse en la cotidianeidad del amo.

Detalles adicionales

  • Un detalle de interés al decidir tener un reptil como mascota, es el ambiente en el cual se va a mantener el mismo. Estas especies son de sangre fría, por lo cual requieren de un ambiente apropiado. Se aconseja mantenerlos en lugares cálidos, ya sea a través de medios naturales o artificiales, como por ejemplo, con lámparas o estufillas.
  • Antes de elegir un reptil como mascota se debe tener cuidado sobre las especies a comprar. Muchas de éstas son altamente peligrosas para el ser humano, ya sea por su naturaleza agresiva o por la imposibilidad de domesticación. Numerosos son los casos de serpientes constrictoras que han matado a sus dueños.
  • Otro detalle a tener presente, es que en el mercado ilegal circulan ofertas de especies en vías de extinción. En el caso de los reptiles, por ser prácticamente desconocidos, no se sabe de tal condición. Por ello, antes de elegir, se debe consultar a un especialista.