Viajes familiares: consejos para ir de acampada con niños

Las acampadas pueden ser una excelente actividad en nuestros viajes familiares, ya que los niños aprenderán a disfrutar de la naturaleza a la vez que se divierten y realizan deporte al aire libre.

Con la llegada del verano, los niños disponen de una gran cantidad de tiempo libre que los padres deben intentar llenar con diferentes actividades lúdicas y educativas que puedan formar parte de los viajes familiares. Una idea económica y divertida para disfrutar de la naturaleza y de la familia consiste en ir de acampada, en la cual los niños aprenderán a divertirse y a relacionarse con el medio natural, dejando atrás las comodidades que les rodean en su vida cuotidiana.

Tipos de acampadas según la edad de los niños

  • Para acostumbrar a los niños a pasar la noche en plena naturaleza en los viajes familiares, es conveniente hacerlo de manera progresiva, seleccionando el lugar de acampada según la edad de los pequeños.
  • Si los niños tienen entre tres y seis años es recomendable ir a campings o a zonas de acampada autorizadas, a las cuales se puede acceder fácilmente y que cuentan con unos equipamientos adecuados y con los servicios básicos necesarios. Es importante disponer de tiendas de campaña grandes en las que padres e hijos puedan dormir juntos, ayudando a los niños a vencer el miedo que les representa pasar la noche en un lugar abierto y fuera de casa.
  • Cuando los niños tienen más de seis años se puede implantar un sistema mixto de acampada en nuestros viajes familiares, planeando una excursión corta y de dificultad baja que concluirá en el lugar en el cual se va a pasar la noche. Conviene que en ese lugar haya un albergue o un refugio en el cual podrían disponer de los equipamientos necesarios en caso de que hiciese mal tiempo o hubiese cualquier tipo de problema no previsto.
  • Si los niños tienen más de diez años es el momento de ir puramente de acampada, enseñando a los hijos cómo se puede subsistir durante esos días con las provisiones llevadas y con lo que la naturaleza les puede proporcionar.

Material imprescindible

  • Como en todos los viajes familiares, antes de ir de acampada es de vital importancia realizar una lista con todo aquel material que se considere necesario, ya que cualquier descuido puede echar a perder nuestros planes.
  • Son elementos imprescindibles las tiendas de campaña los sacos de dormir, las almohadas y las esterillas, así como un botiquín, repelente de insectos, crema solar, varias linternas, toallas y papel higiénico. Para preparar las comidas necesitaremos un camping gas, platos y cubiertos de plástico, servilletas, provisiones de comida y bebida, un mechero, una navaja multiusos y bolsas de basura.
  • En caso de acampar cerca de un lago o de un río, también sería muy interesante llevar una caña y todos los útiles necesarios para poder pescar. Por último, pero no menos importante, es indispensable disponer de una brújula, de un mapa de la zona y del teléfono móvil con la batería bien cargada.