Virtudes del reloj analógico frente al reloj digital

El reloj analógico representa la distinción frente a uno digital y puede ser el complemento perfecto para la vestimenta.

Los relojes de pulsera son un buen complemento para muy diversos estilos. Más allá de utilizarlos para saber la hora, los relojes analógicos son utilizados como un accesorio más e incluso como una seña de identidad. Un reloj analógico puede ser un aliado perfecto para muchos tipos de situaciones.

Características de los relojes analógicos y los digitales
Un reloj analógico es aquel que tiene su esfera dividida en doce partes. Cada una de estas partes a su vez está divida en cinco más pequeñas. Marca el tiempo a través de tres agujas: la más corta indica la hora, la intermedia indica los minutos y la más larga (a veces prescindible) indica los segundos. Por el contrario, un reloj digital es el que indica la hora mediante numeración de cero a 24 horas.

Ventajas de un reloj analógico frente al reloj digital
Las características del reloj analógico hacen que su diseño pueda llegar a ser mucho más sofisticado. Los relojes analógicos dan un toque de distinción a la muñeca de su portador, mientras que los relojes digitales son tenidos en cuenta por su diseño más deportivo. La lectura de la hora analógica fue considerada prácticamente un arte por culturas anteriores a la nuestra y requiere, aunque sea breve y fácil para muchos, un aprendizaje determinado. Es por esto que usar un reloj analógico puede ayudar a una persona que lo lleve a ser considerada por sus allegados como alguien más intelectual.

 

La variedad de el reloj analógico es otro factor a tener en cuenta. Mientras que en uno digital el diseño es poco variable (puede cambiar la carcasa pero la numeración no admite cambios), el analógico admite centenares de modificaciones en la esfera, las manecillas y la numeración. De esta forma, se pueden comprar diferentes modelos para la ocasión y para el tipo de persona. Por ejemplo, para las mujeres, un reloj pequeño con una correa de cuero es un buen complemento para el día a día; para los niños son perfectos los modelos con colores vivos y números grandes; y para los hombres un reloj más grande de acero inoxidable de una buena marca sentará cátedra entre sus compañeros de trabajo.

 

Por último, si alguna característica de los relojes analógicos como la iluminación representa un problema para el usuario cuando se dispone a leer la hora, los nuevos modelos mucho más sofisticados cuentan con iluminación o manecillas fosforescentes que satisfarán las carencias que pudieran tener los modelos más antiguos.